Estilos decorativos Vol.2

En esta ocasión continuamos hablando de estilos decorativos que aunque no son tendencia actualmente, hay que conocer si se quiere entender mínimamente de decoración.

Vamos con ellos:

Shabby Chic:

Shabby significa avejentado, y chic elegante. Y tiene su origen en Gran Bretaña, es el clásico estilo rústico inglés.

Es muy femenino y súper romántico.

Los elementos que hacen tan característico este estilo son los siguientes: pinturas decapadas, mezcla de mueble inglés con elementos rústicos, textiles con estampados de flores pequeñas o encaje, siempre en tejidos naturales.

Lámparas de araña, porcelanas, teteras, bandejas, elementos desgastados, patchwork, flores secas, cajas de madera y mimbre…

Las paletas cromáticas suelen ser blancas, tonos pastel, grises caídos y verdes secos.

No es un estilo para todo el mundo, como ya habéis podido comprobar.

Pero si os gusta y lo queréis aplicar, os recomiendo no abusar de los tonos rosas, y sobre todo intentar no recargar demasiado los espacios, que no estamos en la campiña inglesa…

                         

                              

Estilo étnico

Este estilo se basa en la tradición, y en culturas que se nos antojan exóticas.

Es relativamente reciente, ya que nace de la posibilidad de viajar rápidamente y traer objetos exóticos de otros países.

La clave de este estilo es centrarse en una o dos culturas, y en no meter demasiados parámetros.

Los elementos distintivos de este estilo son objetos rituales, religiosos y partes de indumentarias tradicionales, descontextualizadas.

Estructuras de camas bajas, muebles coloridos, biombos, tejidos tradicionales… También se le presta especial atención a la iluminación auxiliar, y al uso de plantas.

Las paletas cromáticas son fuertes, y con mucha carga. Se usan mucho los colores de la naturaleza, tonos tostados y tierras, así como mezcla de colores muy saturados.

     

Estilo loft

Para entender este estilo nos tenemos que situar en el Nueva York de los años 50, cuando un grupo de intelectuales empieza a ocupar a espacios industriales para convertirlos en estudios-vivienda.

Estos espacios se caracterizan por tener una gran altura de techos, espacios diáfanos, vigas y pilares industriales, conducciones vistas y elementos técnicos así como grandes ventanas que aportan mucha luz natural.

Para conseguir este estilo hoy en día tenemos que respetar los elementos del edificio, conservar la cerrajería y mantener la conexión visual entre todos los espacios.

Se diseña el conjunto, como unidad, no por partes.

Los espacios públicos se dejan abajo dividir zonas con cambios de color en el suelo elemento importantísimo la escalera la vista desde arriba también es muy importante nunca cerrar los espacios arriba con muros tiene que haber conexión visual

El estilo de los loft suele ser industrial, étnico o minimalista, incluyendo arte urbano como grafitis, obras de gran formato y esculturas.

               

Estilo minimal

El minimal es uno de mis favoritos, y le tengo un cariño especial.

Fue el estilo que me asignaron para el trabajo de fin de Máster. Al principio me quise morir, porque me parecía un estilo fácil, aburrido e impersonal, pero según fui trabajando en el diseño del espacio empecé a entenderlo, a comprender su dificultad, a apreciar la simplicidad de la forma… y finalmente acabé amándolo.

El minimalismo tiene sus orígenes en las primeras ideas del arquitecto alemán Mies Van Der Rohe, acerca de la pureza de las formas (precursoras del minimalismo) durante el ejercicio de su cargo en la dirección de la Escuela de Arte y Diseño de la Bauhaus, en Alemania, a finales de los años 30.

Su máxima: menos es más.

Este estilo es el más arquitectónico de todos.

Se basa en superficies sin ornamentos y en la reducción de volúmenes al mínimo, en los que se tiene muy en cuenta el espacio y la unidad en las texturas.

Se usa mucha retroiluminación, muebles suspendidos, sin tiradores, con líneas puras y superficies o muy pulidas o muy mates.

Es importante destacar puntos pequeños de contraste con colores y texturas siempre que sean neutras.

Se trata que vaciar, pero sabiendo cómo se hace.

Es un estilo muy poco decorativo, en el que buscaremos la simplicidad extrema de las formas para potenciar el espacio, no rellenarlo.

Hay que poner el acento mas sobre las estructuras y las formas menos sobre los accesorios, para conseguir ambientes prácticos, equilibrados y armónicos, donde prime el orden y la sobriedad.

Se prioriza el todo sobre las partes, evitando contaminación visual.

Un inconveniente… hay que pensar cuidadosamente en sistemas para ocultar las pertenencias personales.

 

  Espero que os haya gustado la continuación del artículo. Que ya sabemos lo que se dice de las segundas partes…

 

Y recuerda, si tienes cualquier duda sobre algún estilo, o necesitas ayuda para decorar tu casa, puedes ponerte en contacto conmigo sin ningún compromiso.

 

 

 

 

 

Beatriz Fernández Portinari

Estoy aquí para ayudarte a vender o alquilar tus propiedades inmobiliarias. De forma rápida, cómoda y con total transparencia. ¿Hablamos?

No Comments

Post a Comment