todo lo que debes saber antes de comprar una casa, ebeka blog

¿Quieres comprar una casa? Te contamos TODO lo que necesitas saber

Hoy te contamos todo lo que necesitas tener en cuenta antes de comprar una casa,

para que decidas sin miedo a equivocarte.

Quién está decidido a comprar una casa, invierte mucho tiempo buscando y visitando viviendas personalmente, tratando de encajar sus necesidades con la oferta inmobiliaria que hay en el momento.

Pero a menudo, el comprador se centra demasiado en el presente, olvidando que una casa es una fantástica inversión a futuro, si reúne ciertas características. Hoy te contamos las cosas que hacen que una casa sea una buena casa y le dan un valor real al inmueble.

Antes de adquirir una vivienda es necesario pararse a pensar con detenimiento qué casa es la que quiero, cuánto dinero estoy dispuesto a pagar, hasta cuándo quiero esperar y cómo voy a pagarla.

Responder bien a las preguntas que hay que hacerse antes de comprar un piso es necesario si queremos hacer las cosas bien, es decir, comprar a un precio justo y el que mejor se adapte a nuestras necesidades.

Actualmente es el mejor momento para decantarse por la compra. Las razones principales son los elevados precios del alquiler, la progresiva subida del coste de la vivienda, la flexibilización de las condiciones para la concesión de hipotecar y la mejora del panorama económico.

Preguntas que hay que hacerse antes de comprar un piso:

¿Para qué queremos el piso? para alquilar, vender o vivir en él

Una vez tienes claro tus necesidades es hora de iniciar la búsqueda de la misma. Pero dependiendo de para qué la quieres (segunda vivienda, inversión, primera vivienda) igual es bueno estar abierto a diferentes ofertas que puedan aparecer en el mercado ya que nunca se sabe cuándo va a aparecer la casa de nuestros sueños.

Por ejemplo, si buscamos un piso para venderlo en un corto periodo de tiempo es recomendable analizar la rentabilidad media de los alquileres de la ciudad donde estamos buscando ya que igual no compensa venderlo y sí alquilarlo.

Por otro lado, piensa en opciones de pago y en el nivel de riesgo de la vivienda, para saber si merece la pena comprar. Para ello es necesario consultar el mercado y estudiar los siguientes factores: superficie, localización, características y número de habitaciones, cuánto cuesta, dónde está ubicado, etcétera.

Una vez que tengamos esto claro, es el presupuesto lo primero que debe regir tu cabeza a la hora de adquirir una propiedad. De ahí que las primeras preguntas que hay que hacerse antes de comprar un piso sean de tipo económicas.

 

Por ejemplo:

  • ¿Cuánto estoy dispuesto a pagar? ¿Tengo acceso a financiación?
  • ¿De que capital dispongo? ¿Existen alternativas en el mercado?

Si tienes dinero ahorrado para invertir es mejor no pedir una hipoteca ya que éstas se van a llevar parte de nuestro dinero en los intereses a pagar al banco.

Además, las hipotecas no son como hace unos años ya que los bancos no conceden el total del precio del piso, lo común hoy en día es que nos ofrezcan un máximo del 80 % del valor total del piso.

El resto debe ser aportado por nosotros a lo que se debe añadir los gastos de compra, I.V.A o I.T.P, gastos de notaría, de registro y los impuestos correspondientes.

Calidad del piso, los materiales y el certificado energético

Una vez os hemos respondido al factor económico y cómo pagar es momento de plantearse otras preguntas no menos importantes.

comprar vivienda, ebeka blog

1. Superficie de la vivienda

La superficie de la vivienda es uno de los principales requisitos que se tiene en cuenta para comprar una casa, es muy importante porque con los precios actuales, 6 o 7 metros arriba o abajo cambian considerablemente el precio final.

Hay que prestar atención a que la información publicada de la superficie de la vivienda corresponda a la realidad, y que no esté falseada metiendo los m2 de los espacios comunitarios, terrazas, balcones o trasteros, o que se confunda la superficie construida y la superficie útil.

Igual sucede con la superficie de la parcela, donde debemos comprobar que corresponde con la realidad de los datos catastrales.

Muchas de las superficies construidas con las que se publican los inmuebles son falsas. En algunos casos, se meten los m2 de espacios comunitarios. En otros casos directamente se pone una superficie construida estableciendo que es un 30% más que la útil y esto no es correcto.

Nunca se deben contabilizar los metros de terrazas o balcones y deben especificar bien si están hablando de construida o útil. Si tiene trastero, deben separarse los metros correspondientes, porque no vale lo mismo el metro cuadrado de uno y de otro.

2. Documentos y papeleos

La venta de una casa es una operación de cierta complejidad que requiere realizar una serie de trámites y papeleos. No debemos dejar pasar estos documentos por alto si no queremos tener sustos de última hora, además de sanciones, cargas o multas.

A groso modo, la documentación que vas a necesitar es la siguiente:

  • Escritura de la casa
  • Nota simple
  • Recibo del último IBI (Impuesto sobre Bienes Inmuebles)
  • Comunidad de propietarios, si es el caso, solicitar un certificado de estar libre de pago en la comunidad de propietarios
  • Certificado de Deuda Pendiente y Cancelación Registral.

Si quieres saber más sobre los tramites, documentos e impuestos asociados pincha aquí.

3. Planos de la vivienda

Siempre es aconsejable solicitar al vendedor de la vivienda un plano de la casa. Este plano, que tendría que estar firmado por la empresa constructora o arquitecto, debe reflejar la realidad de la vivienda, y estar acotado con las superficies útiles de cada estancia. De este modo podemos planificar y distribuir las estancias antes de entrar a vivir.

Este plano es especialmente necesario si vas a comprar una casa nueva sobre plano, para poder reclamar en caso de incumplimiento por parte de la empresa constructora.

Yo he visto planos con tan poco rigor que son un croquis más que una medición. La solución que muchos ponen a estos planos es la de amueblarlos con muebles a unas escalas menores. De esta manera podemos ver que todo cabe perfectamente cuando realmente está dibujada una cama de 70cm x 180cm.

Si nos facilitan un plano debe estar acotado. Puede estar amueblado, pero con medidas de mobiliario estándar y reales.

Si tienes dudas con algún plano, ponte en contacto conmigo, estaré encantada de solucionar tus dudas sin compromiso.

planos vivienda, ebeka blog

4. Posibilidades de cambios en la distribución de la vivienda

Si estamos interesados en una vivienda con el objetivo de realizar cambios en su distribución, es importante asesorarse adecuadamente con un técnico de las posibilidades de estas reformas.

En muchas ocasiones, instalaciones como desagües, conductos de salidas de humo o la propia estructura de la vivienda, no se pueden modificar y no podamos hacer el cambio de distribución que habíamos pensado.

También debemos informarnos si podemos cerrar la terraza o el balcón, hacer una barbacoa o instalar una piscina, antes de comprar la casa, por si esta reforma es más delicada de lo que parece.

Me ha ocurrido, al visitar una vivienda, que quien me la enseña me diga cómo puedo hacer la distribución. Las casas no se distribuyen como si fueran una casa de muñecas ya que existen instalaciones de desagües, conductos de salidas de humo y lo más importante, estructura y muros en su interior que no se pueden tirar.

Insisto, si queremos conocer las posibilidades de un piso en cuanto a su distribución debemos verlo con un técnico o un arquitecto.

Otro clásico es que te hablen de cerrar la terraza o el balcón. El que otros pisos lo tengan cerrado no significa que nosotros podamos hacerlo. Es un tema más delicado de lo que parece.

5. Materiales y acabados

Antes de decidirte por una casa, debemos tener en cuenta la descripción de los materiales y acabados de la vivienda. El precio de la casa no será igual si tiene una tarima de parquet, ventanas con rotura de puente térmico, materiales e instalaciones de marcas de primera calidad o acabados de mayor calidad.

Las diferencias de precios son notables por lo que no se debería describir una vivienda de cualquier manera y menos aún hablando de acabados que no tiene o que son de mayor calidad.

Si ponen como valor añadido estos acabados, debemos mirarlos con atención. Tampoco se habla de las instalaciones y es algo fundamental.

Del mismo modo, hay que prestar atención a las instalaciones de fontanería, calefacción, electricidad, así como el año de construcción de la vivienda y su última reforma. Las diferencias de precio son notables dependiendo de la calidad de las mismas.

Otro tema es el de la certificación energética y los materiales de aislamiento. Por ejemplo, cuanta más alta sea la certificación energética de la casa o piso menos vamos a pagar de electricidad y combustible de caldera ya que aísla mejor.

No es lo mismo comprar un piso antiguo con certificación energética media, en torno a D o E que uno alto que tenga un certificado A o B, o bien uno bajo que tenga una nota F o G.

Y es que el ahorro de una vivienda que tenga una nota elevada como la A o la B aumenta con el paso del tiempo. Piensa que la media de las calificaciones se encuentran entre las letras D y E que son la mayoría de los pisos de segunda mano que se encuentran a la venta.

Esperemos que te hayan quedado claro cuáles son las cuestiones que debes plantearte a la hora de comprar o adquirir una casa. ¡Recuerda, plantéate si merece la pena comprar para vivir, para vender o alquilar!

comprar vivienda, ebeka blog

6. Ultimas consideraciones:

Aunque el presupuesto que tengamos venga determinado por los propios ahorros, la posibilidad de venta de otro inmueble o la facilidad de acceso a la financiación, sin una tasación adecuada y realista de la vivienda que nos pueda realizar un experto inmobiliario, no nos debemos lanzar a comprar una casa, ya que puede estar fuera de precio de mercado.

Después de saber cuánto vas a pagar, estudia el barrio, las dotaciones y los transportes y en caso de que tengas dudas acude a un profesional inmobiliario que te aconseje.

Para terminar, préstale atención a esta última lista:

Que esté bien localizada: Que una vivienda esté bien ubicada es fundamental para que de cara a la venta, obtenga una buena tasación.

Recuerda que por más que el mercado inmobiliario y los precios de la vivienda puedan fluctuar, una buena localización es un valor seguro.

Tener escuelas y otros servicios básicos cerca: Para muchos compradores, tener colegios y otros servicios básicos cerca de casa, es primordial. Vivir a las afueras es estupendo si buscas mucha tranquilidad, pero entonces, hay una mayor dependencia del coche para llevar a cabo las gestiones cotidianas.

Que sea una zona segura: A nadie le gusta vivir en una zona insegura y vivir preocupado, especialmente si tienes hijos. En toda gran ciudad hay calles o barrios con índices de criminalidad más altos que otros. Normalmente son conocidos pero si no lo sabes porque te mudas desde otra localidad, puedes informarte antes. Que sea un barrio y una calle segura, le da más valor a tu casa.

Que sea transitable: Desde que las aplicaciones de geolocalización móvil han llegado a nuestras vidas, todo el mundo puede calcular cuánto tarda en ir desde la puerta de su casa al trabajo o a cualquier otro punto de la ciudad.

Pero no solo se trata de distancias, también de que sea un entorno “amigable” para caminar y moverse en transporte público y/o privado. Por ejemplo: si tiene aceras anchas para circular con carritos de bebé, si cuenta con plazas y parques para salir a pasear con el perro, si es muy complicado estacionar el coche, etc.

Los vecinos y el vecindario: En grandes ciudades como Madrid, se nota especialmente que las personas con determinados estilos de vida, se concentran más en unos barrios que otros. Por ejemplo, hay barrios donde vive más gente joven, otros donde predomina la gente mayor, barrios que conservan negocios locales y otros con comercios y supermercados pertenecientes a empresas multinacionales.

El estilo de vida de la gente que conforma un barrio, una comunidad o un vecindario influye en tu calidad de vida y también en el valor de la vivienda.

Que mantenga su valor: Hay barrios que de repente se ponen de moda y los precios suben como la espuma. También hay barrios que bajan de precio porque se deterioran y otros que siempre conservan su valor. Este es un factor a tener en cuenta cuando inviertes en comprar una casa en una zona u otra.

Impuestos y comunidad: Muchas personas no tienen en cuenta los impuestos locales o los gastos de la comunidad de propietarios a la hora de comprar y luego, se arrepienten de no haberle prestado atención a este detalle. Hay comunidades donde se paga muchísimo y municipios con un IBI muy alto.

¡Infórmate bien antes de tomar una decisión! Y recuerda que, también es un factor que te hará ganar o perder puntos si alguna vez quieres venderla.

Con la recogida de toda esta información estás más que preparado para decidir cuál es el piso que quieres comprar.

Si te ha gustado el artículo no dudes en compartirlo, en dejarnos un comentario y sobre todo, seguir leyendo nuestro blog inmobiliario.

 

 

Beatriz Fernández Portinari

Estoy aquí para ayudarte a vender o alquilar tus propiedades inmobiliarias. De forma rápida, cómoda y con total transparencia. ¿Hablamos?

No Comments

Post a Comment